haga clic para activar el zoom
Buscando...
No hemos encontrado ningún resultado
Expandir mapa
Ver Hoja de ruta Satélite Híbrido Terreno Mi ubicación Pantalla Completa Anterior Siguiente
Encontramos 0 Resultados. Ver resultados
Búsqueda Avanzada
encontramos 0 resultados
Sus resultados de búsqueda

Carta a mis Padres

Sentirlos parte de un todo sería soberbiar  a la vida. Son mi todo, sus pasos acrecientan mi fe en la fértil humanidad. Principios entre sopas de letras me dieron, afectos silenciosos y estridentes recopile entre atardeceres. Palabras cariñosas al despertar, cariñosos afectos al descansar.

Resumirlos es gritarle a Dios, Gracias. Amarlos, es trascender en el olvido. Su presencia acaba con mis miedos, corrompen mis temores, destruyen mis angustias secretas.

Vivir es un intercambio de fotografías multicolores, compartidas bajo experiencias grises y amarillentas, les regalo la más hermosa, gratificante, perpetua y expectante, vuestra vida en un instante. Les entrego la historia de esfuerzo y compasión en una letra, amor. Amarlos a viva voz no alcanza, no es suficiente, es efímero en comparación con su amor. Les dedico las mil vidas que viviré por vosotros, seres angelicales, virtuosos, eternos… su luz es mi alba, sus caricias en la distancia mi alegría colorida, la lejanía de la palabra su silencio inquietante, mis triunfos sus sueños inconclusos, mis derrotas su aprendizaje, mis sueños su aliento, mis trampas sus errores, mi llanto su desesperación, mi ser su todo, mis pies sus ojos, mi vida se las regalo, toda, por siempre, hasta siempre.

​Los años desojan la oportunidad de devolverles paciencia y admiración; mi homenaje es dedicarle cada momento de esta historia firmado con mi amor. Mi homenaje es ahora, los miro a los ojos y me descubro el alma.

Gracias por sus caminatas mientras cumplía mis quehaceres de revolucionario, por soñar a mi lado, cambiando al mundo, con  letra inspirada.

 

Cuando el ser se transforme en luz, seremos uno, cuando mi pelo se aclare y mi piel envejezca, sabré como Dios me permitió sentir tanto, viviendo de la mano con dos grandes maestros, que solo buscaban un abrazo bajo la lluvia, o una caricia entredormidos.

 

Disculpen mis palabras, mis actos y sobro todo mis omisiones; recuerden que el enemigo silencioso y presente, es el miedo, miedo a amar, que corroe el espíritu impetuoso de todo hombre. Perdón ante el Creador os ruego, mi omisión más grande ha sido no contarles entre líneas cuanto los he amado.

 

Con la admiración que parece de toda una vida, su hijo.

Comenta con Facebook

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • Manual Arriendo Bienes Raices
error: Content is protected !!

Comparar Listados